Archive for 8 abril 2010

Los vecinos se autoconvocan para defenderse de las antenas de telefonía celular móvil, ante la inacción de las autoridades, entes y empresas, que aun niegan la evidencia del daño a la salud que producen.

abril 8, 2010

Me dirijo a Ud. en nombre de los vecinos de Capital Federal y del conurbano, para solicitar con carácter de urgente una nota sobre telefonía celular, antenas, teléfonos, Wi-Fi, etc.
 
Le envío a dicho efecto documentación ya corroborada internacionalmente y un articulo editado por este diario en el año 2001.
 
El informe que se encuentra en este mail está redactado en base al pedido de informes del diputado Martin Hourest en marzo del 2009 a la comisión de ecología y una reunión realizada en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 5 de junio del 2009.  Ni Marta Varela quien presidía dicha comisión ni Mauricio Macri han respondido las reiteradas presentaciones, consultas, exposiciones.
 
No existe ni un celular ni una sola antena que sea legal pues se trata de una letal tecnología, prohibida por nuestra carta magna y por el principio precautorio firmado en Río en 1992, etc.
 
Todos los barrios tienen personas afectada y suman algunos cientos los muertos, como podrá Ud. corroborar. Radiación electromagnética es un ilícito estudiado hace décadas y décadas en sus efectos devastadores sobre el ser humano, flora y fauna.
 
Son innumerables los niños con leucemia en todos los barrios.  Los campos electromagnéticos, no son estáticos como podrá Ud. leer aquí y profundizar el tema con especialistas, la radiación sin control pone en riego inminente a toda la población.
 
Le saluda muy cordialmente,
 
              Arq. María Fernanda Etchevarne Parravicini 
 
              Vecinos afectador por radiación electromagnética: todos.

Antenas contaminantes.

abril 8, 2010

Miércoles, Abril 7, 2010 por FILATINA.

 El actual y permanente emplazamiento de bases, antenas, elementos y accesorios contaminantes que utilizan las redes de telefonía celular móvil para su servicio.

Esta situación ocurre a diario impulsada por las compañías de telefonía celular que amparadas por un ilegal e inaplicable principio de libre mercado saturan la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) con cientos y cientos de antenas en cualquier lugar que les garantice óptima cobertura y ganancias, tales como azoteas, patios, terrenos aledaños a nuestras viviendas, colegios, hospitales, geriátricos y hasta las hay camufladas como palmeras, etc. Lamentablemente el desarrollo económico e industrial acontecido en los últimos tiempos señala enfáticamente la dicotomía entre el ambiente y un devastador y no comprendido desarrollo, pues el supuesto progreso ha sido posible a costa de centenares y centenares de personas muertas o afectadas gravemente en su salud, así como el deterioro o extinción de flora y fauna.

El 84% de las antenas, bases y sus construcciones aledañas son clandestinas y por lo tanto carecen de un previo aviso para los vecinos que sea claro y detallado, pues aprovechando la existencia de vacíos judiciales, se realizan sin las autorizaciones municipales correspondientes y nos muestran el rostro de los hechos consumados: 100mw/cm cuadrado (Europa 0,1 a 10) dado el mayor tiempo de utilización de esta letal tecnología en otros países ha sensibilizado la actitud de organismos técnicos, científicos, de salud publica y del publico en general para investigar sus gravísimos riesgos para la salud humana, flora y fauna.

En efecto, ya existen mas de 30.000 informes de entes y científicos de prestigio internacional que han permitido establecer con fundamentos serios e independientes de los intereses económicos de estas compañías los daños causados sobre la salud , patologías tales como: cáncer, abortos, leucemias, malformaciones congénitas, alteraciones del ADN, hipertensión sanguínea, stress, calentamiento cercano al oído y la córnea, alteraciones del ritmo cardiaco, alteraciones de las ondas cerebrales, autismo, Alzheimer, epilepsia, fibromialgia, cataratas, hipotiroidismo, melanoma maligno, esterilidad femenina y masculina, náuseas insomnio, vértigo, zumbido de los oídos, pérdida de la memoria, etc.

En relación a su funcionamiento podemos señalar, como estas antenas envían y reciben ondas electromagnéticas de todos los teléfonos móviles que se desplazan por la zona, las ondas electromagnéticas penetran fácilmente en edificios, personas, flora y fauna siendo absorbidos por todo ser viviente de forma acumulativa. Como el cuerpo humano funciona como un delicado campo electromagnético, cualquier campo electromagnético externo puede interferir su funcionamiento y producir efectos biológicos devastadores. Los representantes de estas compañías intentan convencernos que la potencia de las antenas es similar a la de cualquier electrodoméstico, pero no explican que la corriente alterna de dichos aparatos, cables y transformadores de uso diario inducen un campo electromagnético estático que no se proyecta en el espacio y desaparece a pocos decímetros del aparato. Por el contrario las radiaciones de telefonía móvil viajan decenas y decenas de kilómetros de distancia alejándose de la fuente de emisión, por lo que podemos comprender la gravísima situación de la ciudad de buenos aires con 84 % de antena clandestinas y con valores de densidad de potencia de 100mw/cm cuadrado, recordemos que en Salzburgo es de 0,1 Mw/cm cuadrado.

Para decirlo gráficamente la ciudad es similar a una enorme jaula atravesada en todas direcciones por ondas electromagnéticas que son absorbidas por nuestro cuerpo en forma acumulativa. Es importante señalar también que los operadores de telefonía celular como no pueden demostrar que las radiaciones emitidas por telefonía celular, antenas y teléfonos, son inocuas para la salud, ya que no existe ni un solo científico que se atreva a certificarlo, intentan tranquilizarnos diciéndonos que los niveles que emiten están dentro de la ley.

Y esto podría ser cierto o no, pues siendo la CNC (comisión nacional de comunicaciones) el ente que controla y realiza mediciones de densidad de potencia y su estrecha vinculación con CICOMRA (empresa que nuclea a las empresas de telefonía) y no existiendo desde el año 2000 ningún ente independiente, pues hasta ese año era posible pedir una auditoria o peritaje a los laboratorios de las universidades (UTN, UBA, ITBA, UNLP, etc.), pero ante la falta de presupuesto se han visto obligados a recibir apoyo de dichas empresas y su correspondiente sponsor. Esto determina la ausencia de imparcialidad.

La peligrosidad de estos adefesios está también demostrada por las empresas de seguros ya que se niegan a asegurar a sus clientes frente a los daños sanitarios derivados del uso del teléfono celular o vivir dentro del área de unos 600 metros de radio con una antena por epicentro. A pesar de lo que señala nuestra constitución nacional en tanto establece la obligación de recomponer en caso que se produzca un daño en el ambiente, la realidad señala que tal tarea se torna en una empresa de muy difícil o imposible cumplimiento frente a los efectos devastadores del electro smog.

Por lo dicho, ante la crítica situación e inminente riesgo de toda la población como resultado de la absoluta falta de control del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) , los organismos nacionales y el incumplimiento de toda normativa legal por parte de las empresas, los vecinos exigimos en virtud de nuestros legítimos derechos constitucionales ( Art. 10, 20, 22, 26, 28 de la constitución de la CABA y el principio precautorio recomendado por la OMS y el Art. 41 de la constitución nacional)

1- Suspender en el término de 48 hs. el funcionamiento de todas las antenas de telefonía celular de la CABA.

2-Suspender el otorgamiento de nuevas autorizaciones para la colocación de antenas, bases, soportes y/o estructuras portantes de telefonía celular de forma inmediata.

3-Efectuaren el plazo de una semana el relevamiento de las antenas, bases, soportes, y/o estructuras portantes que se encuentren instaladas.

4-Crear en el ámbito del Consejo Deliberante de la CABA una comisión evaluadora sobre la contaminación electromagnética de las antenas de telefonía celular en salvaguarda del medio ambiente y la salud de la población.

Podrá requerirse el apoyo técnico de instituciones universitarias, de las secretarías y/o agencias del gobierno de la CABA y nacional y otro tipo de entidades idóneas a los fines de lograr su cometido con imparcialidad. Dicha comisión se deberá constituir en el término de una semana.

5-Efectuar un estudio epidemiológico extenso de nuestros conciudadanos registrando fecha y tipo de afecciones dentro de la población urbana sujeta a la influencia de radiaciones electromagnéticas no ionizantes, incluyendo el correspondiente domicilio residencial y/o legal y laboral.

6-Campaña activa de información publica antes y después de suspender el funcionamiento de las antenas explicando claramente a la población el motivo de dicha determinación en todos sus aspectos técnicos y científicos, no ocultando el nivel de riesgo presente y futuro de la salud de la población.

Vecinos afectados por radiaciones electromagnéticas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.